Colonterapias, ¿son buenas?.

Hola a todas, comienzo el año con este tema que aunque parezca que no tiene que ver con la fibro, debo decir que en mi caso particular, ha sido un interesante y provechoso descubrimiento, la colonterapia o hidroterapia colónica como también se le conoce es un tratamiento que busca eliminar excedentes de materia fecal en nuestro extenso colon, que al parecer por la forma sinuosa y su longitud (casi 1.5 metros) hace que se acumulen residuos en zonas de difícil evacuación y para la muestra la imagen de abajo, entonces a través de la introducción de un flujo de agua temperada y según parece filtrada, se busca llegar a aquellas cavidades donde se han acumulado dichos residuos tóxicos para el organismo y busca también estimular el colon con cambios de temperatura de la misma agua para que él mismo ayude a su expulsión.

El colon y sus partes.

El colon y sus partes.

Esta imagen me recuerda como a una especie de pan trenzado dispuesto como un marco, en las esquinas (si les podemos llamar así), es donde aparentemente se pueden presentar estos problemas de evacuación, la razón es que no todas las personas tienen un colon sano y funcionando al 100 %, es decir, que hagan deposiciones diarias como Dios manda, algunas personas, en las que me incluyo, sufrimos de estreñimiento y colon irritable, esto es en mi caso, que el colon no trabaja como debería, lo hace lento pero muy lento y algunos alimentos como la leche pueden empeorar los síntomas.

Ahora bien, les quise traer este tema porque probé recientemente este tratamiento y les quiero compartir mi experiencia, advirtiendo que no soy médico y que lo que me pasó a mi no necesariamente le pasará a otros, obviamente, sin embargo, creo importante brindar información con puntos de vista experienciales que puedan ayudar a otras pacientes si tienen un padecimiento similar. Ya con esta salvedad, me remito a la motivación de hacerme una colonterapia.

Para contextualizar un poco, yo nunca he conocido un solo día con alivio en mi colon, desde pequeña he padecido con este colon que no quiere trabajar y cada vez que me auscultaban tocándome mi panza, si no me hacía saltar el dolor sí me incomodaba mucho, así que he visto muchos gastroenterólogos desde mi niñez, tratamientos por aquí y allá; que el salvado de trigo, que el syllium, que la papaya, que la ciruela con avena, que las pastillas, que los laxantes, que el agüita de no sé qué y la hierba de si sé más, en fin la lista es larga. Hace 5 años me ha estado tratando un médico gastroenterólogo y me recetó el uso de unos sobres de Polietilenglicol (también le llaman peg) que estimulan mi tránsito colónico para que pueda evacuar más normalmente; bueno, debo decir que esta ayuda me ha servido y por fin me sentí más aliviada y más conforme, sin embargo, siempre que me ausculta este doctor, el dolor persiste en algunas zonas, especialmente en el lado derecho de mi colon, y lo que es más, como este dolor siempre lo he tenido ya se me había vuelto paisaje, es decir, lo sentía pero lo asimilaba como normal (un claro error evidentemente).

La cuestión es que recientemente, es decir, el año pasado mi colon ya no quiso trabajar a pesar de tomar mi sobre de “peg”, empecé a sentirme otra vez como cuando era niña, constipada, al no poder evacuar diario empecé a sentirme en extremo pesada, cansada e irritable (sí como mi colon 😦 ); pasaron algunos meses y ya no me aguanté la situación, así que visité de nuevo al doctor y este me recetó unas tabletas para que obligaran a mi colon a trabajar; esta medida me desilusionó, porque yo ya creía que estaba mejorando, pero no, resulta que ahora enfrentaba otra crisis y esta fue la de mi perezoso colon.

Mi mamá al verme tan aburrida y decepcionada me recomendó asistir a la consulta de un médico especialista en terapia alternativa y que además tenía un centro especializado de colonterapia, la verdad no estaba muy convencida porque primero, la consulta y las terapias son algo costosas y segundo, ¿sí serían buenas para mi?, además tenías mis dudas porque ninguno de mis gastroenterólogos me había recomendado algo como una colonterapia y me daba miedo estar cometiendo un error; sin embargo lo que me hizo decidir es que tenía que hacer algo al respecto porque no me estaba sintiendo bien para nada y además de lidiar con la fibro no podía darme el lujo de dejar que la avanzada del dolor y pereza de mi colon me empeorara la salud.

Una vez en el lugar hablé con el doctor, primero me auscultó, luego, como es una terapia alternativa, este doctor me hizo otro tipo de preguntas diferentes a las habituales de los médicos que bien conozco, escuchó a través de mi, mi largo expediente de doctores y tratamientos hasta mi actual situación, al final me recetó algunas medicinas homeopáticas y así mismo unas colonterapias, de las cuales le solicité más información y me contó como sería el procedimiento y propósitos del mismo, es así que me dijo que esta es una práctica tan antigua como la medicina misma, que se hacía como lavados a través de cánulas artesanales y bueno, no les cuento que ya es historia y este no es el propósito de este post.

Ya en la colonterapia me explicaron que el agua que utilizarían sería entre cálida, tibia y fría, que esto estimularía mi colon y me ayudaría en el proceso de evacuación, ya con la bata puesta y acostada en la camilla me pusieron la incómoda cánula (esto fue lo único molesto la verdad sea dicha), empecé a sentir la entrada del agua y la enfermera, a través de un aparato que estaba en frente de mi, me mostraba cómo salía el agua una vez esta era expulsada de mi colon, para alguien impresionable sería algo digno de no ver, y yo que soy “asquienta” me sorprendí a mi misma sintiéndome aliviada de ver cómo salía de mi lo indeseable, el aparato ese permite ver a través de un tubo transparente como corre el agua, y no me sentí para nada asqueada tengo que confersarlo; mientras se realizaba el procedimiento también me hacía la enfermera algunos masajes en mi abdomen para ayudar con la activación de mi colon, esto en principio me recordó las veces que los doctores me auscultaban y de cómo sentía dolor en aquellas zonas de mi colon, pero a pesar que había algo de dolor no fue de la misma intensidad que en aquellas ocasiones y esto lo noté de inmediato y me sorprendí.

Mientras la terapia continuaba, le pregunté a la enfermera del porqué los médicos no recomendaban este tipo de tratamiento, ella me respondió que algunos consideraban a la colonterapia como nociva para la flora intestinal, que si se hace con exceso podría destruirla a lo que ella me dijo también que eso no ocurriría porque se hace cada terapia bajo prescripción y vigilancia médica, otros médicos también no la han tomado en cuenta porque no la consideran un tratamiento médico, la ven más como un tratamiento casero y otros aunque la consideren una opción, el sistema de salud público no lo ve del mismo modo así que por tales razones la colonterapia ha ganado más su espacio en la medicina alternativa.

Superada mi primera colonterapia me sentí más liviana, pero no noté mayores cambios, persistía mi problema y por ello seguí tomando mis tabletas, a la siguiente semana asistí a otra colonterapia, y aquí sentí en uno de los masajes, como del lado derecho de mi colon se desprendía una masa, en principio me asusté un poco, pero luego me sentí feliz, porque eso era lo que desde siempre sentía cuando me tocaban mi vientre, no sé si eso estuvo siempre allí o simplemente esa zona siempre se acumulaba con residuos, lo cierto es que ese día conocí el alivio, no lo podía creer, ese dolor, esa molestia ya no estaba, se desapareció con ese lavado, entonces noté como otras partes que también solían dolerme ya no me dolian igual.

Me di cuenta que esta terapia tuvo para conmigo un gran beneficio, cambiaron varias cosas que con el pasar de los días me he podido dar cuenta, por el momento los dolores de mi Fibro también se han reducido (espero que sea permanente), tengo que sacar una nueva cita con mi médico gastroenterólogo, no sé si abordar el tema de la colonterapia con él (ya se sabe de la animadversión que se tienen con sus colegas alternativos), lo cierto es que en la próxima consulta cuando me ausculte ya no sentiré ese dolor que toda la vida me había acompañado.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Pero no quiero pecar de irresponsable, aquí también les comento sobre las contraindicaciones que este tratamiento puede llegar a tener las busqué en varias fuentes médicas en la web:

  • No se recomienda en pacientes con sospecha o confirmación de cáncer de colon.
  • En personas con inflamaciones agudas de colon.
  • En mujeres embarazadas.
  • En pacientes con hemorroides (según criterio médico para evitar posibles sangrados o hemorragias)
  • Fisuras o fístulas avanzadas.
  • Sospecha de perforación digestiva.
  • Cirugía reciente de colon.
  • Hernia abdominal.
  • Colitis hemorrágica aguda.
  • Hipertensión arterial severa.
  • Insuficiencia renal.
  • Cirrosis hepática.
  • Epilepsia.
  • Anemia severa.

Por tal razón es muy recomendable primero que te vea el médico, en mi caso fue el mismo alternativo y éste viendo mi estado de salud determinó la pertinencia y frecuencia de las terapias, cada caso dependerá del estado del paciente

Espero esta información a algunas de ustedes las encuentren útil y si hay algo que quieran preguntar y yo puedo responderles, lo haré con todo gusto.

Un saludo y gracias por leerme.

Un suave abrazo.

Moni.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s