Carta a una paciente de Fibromialgia.

Hola donde quiera que estés, espero te encuentres mejor este día o por lo menos lo suficientemente animada para leer estas palabras.

fuente:freeimages.com

Sé que te sientes sola luchando contra lo que no conoces y en el proceso te sientes muy agotada; has visto tantos médicos que perfectamente podrías hacer un ranking; has aprendido con cada nuevo dolor a reconocer partes de tu cuerpo que ni sabías que tenías o no te dabas cuenta; has experimentado la desilusión ante cada tratamiento fallido o ante cada nuevo síntoma, así como aquella desilusión producida ante la enorme pila de exámenes que no reflejan para nada el cómo te sientes; sé que piensas en el tiempo que te has visto obligada a invertir entre visitas médicas, tratamientos, terapias, médicos alternativos etc. y puede que hayas alcanzado a sentirte mejor o que en el peor de los casos nada de aquello te haya hasta ahora servido, excepto, para saber que desarrollaste la virtud de la paciencia.

No todo ha sido fácil, la mayoría de las cosas no lo son, tienes algo con lo qué lidiar todos los días y te trae más incertidumbres que respuestas, incluso tu familia no sabe ni cómo tratarte y aunque se esfuercen y hagan lo mejor que pueden, esta lucha definitivamente te toca sola, pues nadie se puede llegar a imaginar la cantidad de cosas que pasan por tu cuerpo y también por tus pensamientos, y además también esta aquello que no quieres abrumarlos con tus dolencias pues no quieres convertirte en el “lastre” de la familia.

Sé que lloras más a menudo, en silencio, no solo de dolor físico, también de dolor del alma, porque ya no te ves como antes, porque ya no haces lo que antes y porque tienes mucho miedo de lo que puede venir después, prefieres cerrar los ojos y obligarte a dormir para desconectarte por escasas horas y simplemente dejar de sentir.

Tantas cosas has tenido que dejar atrás y otras que ya ni siquiera hacen parte de tus planes, y esto te hace preguntarte con frustración, ¿por qué?, cómo puede correr el tiempo tan rápido si tú ahora vas lento, cómo puedes hacerte la fuerte cuando sientes que se te agotan las fuerzas y tus tristezas se prolongan hasta convertirse en depresión.

Desde tu cama, todas las noches, haces aquellos nuevos rituales para tratar de relajarte y procurarte dormir mejor; esas manos que tanto han hecho por ti, ahora reposan pesadamente en tu cuerpo cargadas de un fibra áspera y rígida, y se portan torpemente en cada dasafío, porque se te ha vuelto un desafío peinar tu cabello o amarrar tus zapatos, puede que no siempre sea así, pero sí en los días de crisis. Entonces tus pies también se han vuelto difíciles de manejar porque el simple hecho de levantarlos o bajarlos, te impone armarte de más “paciencia” y buscar nuevas posturas. Respiras agotada, porque el dolor agota y porque, admitámoslo, estar tomando tantas pepas (pastillas) para todo, no reconforta en lo más mínimo.

En tus días más difíciles, aquellos cuando la crisis te sobreviene, te sientes tan minúscula, te sientes tan desprotegida y más sola que nunca, tu cabeza quiere explotar no solo por el dolor si no por los pensamientos negativos que se te cruzan con facilidad, de nuevo en tu cama, porque tu cuerpo no da más, te quedas acostada mirando a la nada porque el sueño no viene (el dolor no lo deja), y te viene la pregunta ¿hasta cuándo?, y ojo, ya no es ¿hasta cuándo de esta enfermedad? es más bien ¿hasta cuándo podré soportarla?; porque así somos, porque es literalmente una lucha cuerpo a cuerpo con un fantasma que habita en nostras.

Todo lo que he dicho anteriormente lo has vivido en mayor o en menor medida, y lo más probable es que esto ni siquiera cubra todo lo que te pasa, no pretendo hacerlo porque como sabes es difícil, solo quiero decirte que ¡no te rindas!, por más retador que sea esto cada vez, ¡no te rindas!, por cada pensamiento negativo y triste, ¡no te rindas!, por cada incompresión de amigos, familiares, conocidos y médicos, ¡no te rindas!, porque si no te rindes yo no me rendiré, porque si sigues intentándolo, a pesar de esto y sigues adelante yo lo haré también, y aunque no nos conozcamos compartimos similares sentimientos, y como tú yo necesito creer que al final de todo estaremos bien, no como quisiéramos es verdad, pero vivas sabiendo que nuestra experiencia hará que otras no se rindan también.

Dios te bendiga y te conceda más días de mejoría, que la mujer que veas en el espejo sea más el reflejo de aquella que se ha vuelto más valiente y fuerte, y yo desde la distancia haré lo propio para estar a la altura de tu compromiso que será el mismo, ¡No rendirnos jamás!.

Un suave abrazo y Dios te bendiga.

Anuncios

5 comentarios en “Carta a una paciente de Fibromialgia.

  1. Lo has clavado!. Solo te falta que tampoco al jefe se lo puedes contar porque entonces dejará de creer en ti, ya no podrá esperar que mañana estés ahí, le entrará incertidumbre, tendrá que cargar con otra rémora… Mejor tampoco a él se lo contamos. Seguro que perdemos su confianza aunque intente entenderlo, no lo entiende. Ojalá llegue el día en el que le pueda decir adios a mi compañera diara “La Fibro”

  2. es difícil, el aprender a convivir con esta situación. hace poco me la diagnosticaron pero escucho todo el tiempo a mi familia decir eso es psicológico, y mas difícil se a convertido esto para mi.

    muchas gracias por el escrito. Dios te bendiga y un SUAVE ABRAZO

    • Gracias Milena y lamento lo que te ocurre, ¿pero sabes?, a mi en un principio fue igual, de hecho todavía hay familia que piensa que es invención mía; solo procura enfocarte en hacer más llevadera tu enfermedad y aunque no puedas evitar sentirte mal por la incomprensión, no te mortifiques, eso solo agrava tu situación. Otro abrazo suave para ti y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s