Lecciones que me ha dejado la fibromialgia.

No es fácil volver atrás y ver lo que ha pasado por tu vida, pues eso implica una carga de emociones y probablemente malos recuerdos, sumados con otros muy buenos pero que igual hacen parte de esa página de tu vida que “ya pasó”; sin embargo, es hora de reconocer de lo que la vida se hace a la mano para darnos de probar sus mieles y sus hieles y enseñarnos a descubrirnos con otros ojos, porque cada enfermedad es un autodescubrimiento y un autodesafío, no con la enfermedad en sí, si no con lo que hemos creído ser como personas, como amigas, como amantes, como hermanas y en todos aquellos roles que hemos tenido que desempeñar en el transcurso de cada respiración.

He realizado para mi y lo quiero compartir con ustedes, una lista (sin ningún tipo de orden o prioridad) de aquellas lecciones que he tenido que aprender y también he querido aprender a través de mi fibromialgia, probablemente ustedes hayan experimentado algunas si no todas, o tengan incluso más y sabrán muy bien de lo que hablo, siento que he aprendido más de mi misma en este tiempo que lo que quizás me hubiera costado al visitar a un psicólogo ( y no me refiero al dinero si no al esfuerzo), así que a continuación estas son las mías:

Lección 1: Aprendes a ir más lento; anteriormente en un post de este blog les hablé sobre los cambios que se tienen con la fibro, que podrán encontrar aquí: Fibromialgia y el ir más lento o “cómo la vida ya no es a las carreras”. si aún no lo han leído.

Tu ritmo de vida cambia, al ir más lento aprecias más las cosas porque ya tienes el tiempo para darte cuenta de su real dimensión, incluso, al ir más lento discutes menos, porque la prisa te calienta la cabeza, mientras que “el ir lento” cambia la perspectiva de tu enojo en la mayoría de los casos.

Lección 2: Aprendes a ser más tolerante, cuando padeces de dolor, lo que menos necesitas es iniciar discusiones que no te llevan a ningún lado o al peor lado posible de tu personalidad, entonces aprendes de a poco, a dejar ir esas diferencias con los demás que sabes que a la hora de la verdad son simplemente eso, “diferencias”, reconoces en el otro sus fortalezas y sus defectos bajo la mirada del mutuo respeto, porque tú tampoco quieres ser juzgada, ni ser irrespetada (el mundo es demasiado crudo como tan intolerante seas).

Lección 3: Aprendes a perdonar; con la fibromialgia descubres una nueva faceta de ti misma y es tu capacidad de perdón, eres más consciente de lo que haces porque “vas más lento” que el promedio, y a lo contrario de hacerte menos por eso, te hace más valiosa, porque puedes ver en los otros su grado de humanidad, su gentileza y su bondad que la prisa borra, entonces si surge por ejemplo, una ofensa, prefieres tomar distancia y esperar a brindarle la oportunidad al otro para que enmende su error, de igual forma si la ofensa vino de tu parte, aprendes que las personas que te demuestran su cariño no debes perderlas por un mal momento, por unas palabras o por una acción equivocadas, te encaminas de nuevo y ofreces aquella palabra temida en este siglo: “perdón”, porque para tí es más valioso los momentos que compartes con la gente que compartes y aprendes también que el perdón honra tu carácter y te da fortaleza.

fuente:freeimages.com

fuente:freeimages.com

Lección 4: Aprendes a cuidar de ti misma; y no me refiero a independizarte económicamente, me refiero a un sentido más holístico, al todo y a la suma de sus partes, cuidas tu cuerpo porque la alimentación en la fibromialgia es clave, aprendes a reconocer con quién te sientes bien y quién enerva tus síntomas, aprendes que tu lado espiritual tiene un grado de importancia tal y más como tu lado físico, aprendes a moverte bajo tu propio ritmo para mantener las crisis lejos (y de paso a los médicos je je ). De a poco vas aprendiendo a verte en el espejo, sabes que tendrás días malos, que están fuera de tu control y que no podrás si no tomar aire y continuar, porque también tendrás días espectacularmente buenos y en el espejo te verás radiante. Aprendes a caminar en “tus propios zapatos”, es decir, sabes por lo que estás pasando y siendo consciente haras lo necesario para consentirte más y dejar ir lo que no puedes cambiar.

Lección 5:Aprendes a disfrutar con intensidad los momentos buenos, que no son más que aquellos momentos de triunfos ya sean grandes o pequeños, de miradas de amor espontáneas vengan de donde vengan, los abrazos de verdad, esos que sientes sinceros de personas que se preocupan por ti; aprendes a disfrutar del tiempo que tienes y de la gente con la que compartes en ese tiempo, a disfrutar con amor sincero del cariño de tu familia o amigos, incluso notas y hasta detallas sus miradas y sus caricias hacia ti porque ya tienes el tiempo para darte cuenta de lo inmensas que son para ti, llenas de profundo significado para ti. No todo puede salirnos mal, así que cada pequeño logro es nuestro y hay que disfrutarlo tanto como nuestras fuerzas nos lo permitan.

Fuente: freeimages.com

Fuente: freeimages.com

Lección 6:Aprendes a apreciar los momentos de soledad, porque es inevitable, porque la soledad es la maestra que nos dice más de nosotros que incluso un buen amigo, esta enfermedad tiene según la fase por la que pases, unos niveles de soledad y aislamiento, si no aprendes a tomar la soledad con altura, puedes volverte loca y dejarte llevar por la desesperación, la soledad nunca te dirá nada, serás tú la que se diga las cosas, así que la soledad como su nombre lo dice, solo está allí, y te enfrenta a ti, así que debemos aprender a vivir con ella y mejor que lo hagamos en buenos términos.

Lección 7:Aprendes a respirar, porque el aire que entra y sale de ti marca el ritmo de tu bienestar, cuando respiras hondamente dejas entrar un aire sanador, y aquél que expulsas es en el que se va toda las cargas innecesarias de tu vida, es lo que ya no necesitas. Si aprendes a respirar, si eres consciente de cómo lo haces, liberas a tu cuerpo de la tensión que lleva al dolor.

Lección 8:Aprendes que no todo lo bueno para ti viene en pastillas, sí sé que a muchas de nosotras llevamos tratamientos medicados, pero a lo que me refiero es que aprendí que parte de mi salud proviene de hacer lo que me hace sentir útil, bonita, espiritual e inteligente; leer un libro puede ayudarme a relajar y distraer mi mente, me gusta el arte así que visitar un museo o al teatro de tanto en vez estimula mi parte intelectual que siento una energía bonita en mi cuerpo y no me siento enferma, comprarme una linda blusa o un pantalón que me haga sentir atractiva es una buena dosis de recarga positiva para mi, y visitar alguna iglesia y visitar a la virgen (soy creyente en la virgen María), arrodillarme en mis momentos de angustia para sentir que hablo con ella y creer que me escucha me libera siempre de mis pensamientos negativos y nocivos para mi, así que todo esto me hace tanto bien o mejor que una pastilla.

fuente:freeimages.com

fuente:freeimages.com

Lección 9:Aprendes a interesarte por los demás, ya no solo se trata de ti, se trata de la gente a la que puedes ayudar así sea con algo mínimo, porque desde tu dolor sabes lo que puede llegar a ser ese consuelo para alguien pasando por un momento difícil. Ayudar no es más que ayudarte a ti mismo ayudando a los demás, porque la recompensa no es para quien recibe la ayuda, es realmente para ti, no se tiene que hacer grandes cosas o esforzarte hasta el cansancio, ayudar con cosas simples, tanto a la gente que amas como a gente que no conoces, es tu aporte desde tu enfermedad, porque sabes que otros al igual que tú o incluso más, sufren y sabes perfectamente lo devastador que significa no recibir apoyo de ningún lado sintiéndote miserable.

Lección 10:Aprendes que Dios te está diciendo algo, ya sea que creas o no, sabes que tienes esta enfermedad y no sabes el cómo la obtuviste, pues bien, mientras médicamente lo averigüas, asume tu enfermedad como lo que se trata en este listado, “lecciones”, yo lo tomo como los pequeños mensajes de Dios a través de la fibromialgia que indican en qué aspectos de mi vida debo mejorar, tengo muuuuuuuuchos defectos, soy consciente de algunos, otros los tengo que ir descubriendo, no todos mis defectos creo que sean malos, pero aquellos que sí y que puedan hacer daño a alguien incluso a mi misma son los que debo entender para luego procurar mejorar. Si siento que Dios está conmigo, siento menos miedo, y me atreveré a aprender más sobre mi y lo que puedo hacer para mejorar.

fuente:freimages.com

fuente:freimages.com

A veces vamos por la vida como si esta fuere inextinguible, y hacemos daño sin medir consecuencias porque nos creemos invulnerables y rudas según los tiempos, la verdad es que nada de eso es verdad, los tiempos no corren, eres tú la que lo puede estar haciendo y dejando atrás mucho de ti en el camino para luego quedarte sin nada y dejando un sabor amargo a quienes te amaron, pregúntate ¿tienes que ser como dicen los demás qué seas?, yo a golpe de enfermedad me bajé del tren bala, y estoy aprendiendo de a poco a apreciar mi vida desde la perspectiva del que va a pie, no es mejor ni peor, solo que encontré que este sí es mi ritmo porque mi cuerpo responde mejor a lo que soy ahora de lo que antes era.

Les dejo un saludo con un abrazo suave con todo mi aprecio.

Moni

Anuncios

4 comentarios en “Lecciones que me ha dejado la fibromialgia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s