Fibromialgia y depresión.

Dicen que la depresión es “una tristeza prolongada”; yo creo que existen reales diferencias entre una y otra, a pesar que es verdad que pueden ser muy parecidas no debemos considerarlas iguales. Una diferencia notable es el tiempo que transcurre cuando se tiene una de las dos, y me explico; todos en algún momento hemos sentido tristeza, tal vez no recordemos esa sensación porque si hemos padecido de depresión, esta ha sido tan intensa que nos hace perder la real dimensión de nuestros sentimientos.

depression

Para evocar esa sensación, solo habrá que recordar cuando éramos niños, quizás perdimos a un familiar muy querido, en mi caso, perdí a mi abuelito; recuerdo llorar y buscar el consuelo en los brazos de mis padres, fue mi primera gran tragedia, probablemente hayan experimentado algo parecido, tanto con un familiar o tal vez con una mascota, en fin algo o alguién muy querido; se siente un vacío profundo por la ausencia de alguien amado pero quedan los recuerdos que por lo general son hermosos y dan una luz a tan difícil momento.

El reponerse es cuestión de tiempo, la tristeza amaina y da paso a la reflexión, se extraña, eso sin duda pero se puede seguir adelante porque ese recuerdo nos ayuda a continuar.

La depresión en cambio, es una especie de embudo que nos lleva cada vez más al fondo de la botella y la salida se estrecha cada vez, dando la apariencia de no poder salir de allí; experimentamos profunda desolación y abandono y los recuerdos en vez de proveernos motivos para procurar salir de ese estado, nos hacen más daño, se vuelven terriblemente dolorosos, muy vívidos y asfixiantes.

Los pacientes de fibromialgia sentimos dolor, prácticamente es uno de sus principales síntomas y ocurre por una exacerbación de nuestro sistema nervioso; en medio de una crisis podemos experimentar un dolor tan intenso en nuestro cuerpo, como si hubiésemos sido arrollados por un vehículo, mover cualquier miembro se vuelve una tortura; sumado a ello, nos invade, lo que erróneamente llamamos “tristeza prolongada”, que no es más que depresión alimentada por pensamientos negativos sobre nosotros mismos y de aquello que nos rodea, incluyendo familia y amigos.

Muchas de las veces nos encontramos ante un episodio de fibromialgia que está por iniciar y el primer síntoma es una inexplicable “baja de nota”, preludio de una subsecuente depresión. La depresión, no es un estado saludable, es un estado cíclico y perturbante que afecta a todo nuestro sistema nervioso y de paso a todo nuestro cuerpo; procurar entenderla es en parte inoficioso pues muchas de las veces no hay una razón aparente y fuerte para provocarla; y no, no creas que estás loca o loco, pues no es un invento de tu mente, o el gusto por sentirte mal (como creen algunos médicos confundidos).

Piensa en esto, el cuerpo cuenta con un sistema inmunitario que se encarga de protegerte de los ataques de cuerpos extraños, sean estos virus, heridas y golpes en tu cuerpo; todo se activa, como una especie de batallón de soldados cuando sufres un “ataque” de cualquiera de los flancos, ahora piensa que ese batallón sigue las órdenes de un sargento, ya que éste se encarga de tomar las decisiones sobre la marcha y debe analizar qué hacer para detener la avanzada para así protegernos de cualquier daño; pues bien, si este sargento no lee bien los movimientos del enemigo, si está mal preparado lo más factible es que tienda a actuar de dos maneras: 1. a no hacer  2.hacer demasiado, nuestro caso es el segundo, hace demasiado o en exceso, envía la información errónea al batallón y aquí es cuando todo se complica.

Aquél pequeño roce en una persona sana, para un fibromiálgico se convierte en un detonante de un dolor insoportable o molesto por lo menos; ahora piensa que estás en medio de una crisis de fibromialgia, tendida en tu cama, sin poder moverte con libertad debido al dolor, necesitando la ayuda de alguien para hacer lo más básico como tal vez, peinarte el cabello, esa incapacidad ¿te afecta verdad?, y si ¿no cuentas con la compresión de tus más cercanos? el dolor se hace más agudo, pero no es propiamente en tu cuerpo ¿si no en tu alma?, pues bien, es allí donde hace mella la depresión, donde encuentra el lugar perfecto para asentarse y cubrirte para asfixiarte, quitarte las esperanzas. ¿Qué hiciste mal para sentirte así?; sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero recuerda, solo nos tenemos a nosotros mismos para no desesperar, la depresión no se irá del todo, ella siempre volverá, solo que podemos estar preparados para no dejarnos avasallar por ella.

Desde mi desesperación, pensé en morir, ¿puedes creerlo?, y no pensé en algo como quitarme la vida, simplemente pensé en dejarme morir, dejarme llevar por la muerte si quería venir por mi. Me sentía tan débil, ya sin fuerzas que me sumí en mi dolor y fui yo la que se abandonó, aquello que tanto me dolió ver en los demás, me lo estaba haciendo a mi misma. La depresión mina o como digo yo “oxida” la vida, deteriorando lo que antes brillaba y consumiendo tu alegría.

No hay fórmula infalible, cuando llega solo se puede esperar que sea lo más breve posible y de alguna forma como sobreviviente que eres, lográs superarla con éxito, no sin dejar atrás mucho esfuerzo por no dejarte arrastrar a los más hondo.

Hay medicamentos para paliar con la depresión, algunos médicos, no todos por fortuna; ven a la depresión como un mal menor, un mal invento que los pacientes les gusta replicar…¿puedes imaginar si quiera tal cosa?, en fin, muchos te dan antidrepesivos ante la primera consulta y entonces es “otra pastilla” más en tu conteo personal de medicamentos para combatir a un enemigo que desconoces.

Un buen médico, alguna vez me dijo algo de lo que estoy convencida, primero me dijo, trata de ayudarte de manera natural, si ves que es inmanejable y mayor a tus fuerzas entonces recurriremos a la medicina convencional para ayudarte con ese desbalance. ¿No te parece que esto tiene más sentido?, hay que buscar en ti la fuerza que sabes que tienes para luchar, sí sé que es difícil, pero somos guerreros solitarios en este mundo, y de esos guerreros solitarios cada vez somos más; ya no tenemos miedo de compartir nuestros miedos y dudas a través de la internet, nunca se podrá comparar con el apoyo de la gente que amas, pero mientras esta enfermedad sale como debe ser a la luz y se respete a los enfermos, estamos comprometidos en alguna forma estar los unos con los otros así sea de forma virtual.

depress

Hay afuera otra persona como tú, que está padeciendo algo incompresible, tal vez menos o peor que lo que te sientes, y también se siente sola, deprimida y con un montón de preguntas que hasta ahora nadie ha sabido dar respuesta. No tenemos la respuesta aún, pero la depresión no puede ser el obstáculo que solo nos deje ver el árbol y no el bosque.

¿Cómo hago yo con mi depresión?
No es fácil, lo sabes bien si la has padecido; por ello he estado aprendiendo a identificarla antes de que se manifieste del todo, sé que esas tristezas, melancolías y bajas de ánimo,

1. no son mi culpa.
2. no las puedo evitar,solo contrarrestar y
3. tengo que hacer lo que esté a mi alcance para que cada vez duren menos.

Una gran ayuda y ya la comenté en mi anterior post (Fibromialgia y mascotas)es proveerme de buena compañía, en mi caso particular, me acompaña mi mamá (mi más fuerte aliada y amiga) y mis dos mascotas; recibir amor y compresión es muy benéfico.

Lo siguiente, a mi me pasa que mientras haya depresión no puedo concentrarme en nada, no puedo leer o resolver nada, y en la nada no me gusta quedarme porque me pongo peor, así que prende la computadora y busco una película para ver, a veces funciona otras no.

Dormir, una buena alternativa es dormir profundamente, si el dolor te lo permite, no puedes levantarte de la cama, pues nada que hacer, como niña buena te quedas en cama lo más cómoda y te armas de paciencia, porque esto también pasará eventualmente.

Como ligero, me refiero a comida liviana con una buena ensalda de vegetales, les agrego algo de frutos secos o pasas, que además de estimular mi paladar (lo cual es algo bueno), recibo algo extra de salud.

Si no estoy paralizada en mi cama, salgo a caminar, no llevo a mis mascotas porque el dolor suele ser algo molesto y llevarlos de la correa se me vuelve un problema, eso sí, si se puede llevo compañía, no tienen que decirte nada solo saber que camina contigo es suficiente, si no tienes a nadie, no importa, si quieres salir hazlo y contempla el paisaje o simplemente camina, eso también te hará bien.

Respiro, el respirar concientemente en el lugar donde esté me ayuda a reducir la presión en mi pecho (la depresión siempre me da con cierta opresión en el pecho), así que respiro lo más hondo que pueda, y exhalo lentamente, así he notado que la depresión y la opresión ceden un tanto.

A veces me acompaño de música, mi preferido es Chopin, aunque eso dependerá de cada persona, no pongo mi adorado rock, ni boleros ni nada cantado, descubrí ya hace unos meses que la música de Piano me ayuda a veces, y si puede funcionar lo intento de nuevo.

Como ves, no es nada del otro mundo, este es mi tratamiento sin pastillas ni nada químico, tarda en dar el efecto deseado, pero yo tampoco quiero nada rápido y poco duradero como una pastilla, yo quiero ayudarme y te invito a que lo hagas también, eso sí advierto, si no has iniciado tratamiento aún con antidepresivos preescritos por tu médico.

Bueno este post me ha salido algo largo pero espero que de alguna forma te pueda ayudar, aunque sea a darte a una perspectiva diferente de otra paciente que como tú quiere sentirse mejor y fortalecida.

Gracias por leerme.

Un suave abrazo.

Moni

Imágenes: freeimages.

 

Anuncios

2 comentarios en “Fibromialgia y depresión.

  1. Los pacientes con fibromialgia tienen un riesgo mayor de caer en una depresión, ya que en su caso, el principal factor de riesgo no sólo son los factores emocionales y personales, sino sobre todo, el intenso dolor físico que produce la fibromiagia. Cualquier persona que haya sufrido un dolor físico muy fuerte, sabe que este produce depresión y que el individuo no puede hacer nada por evitarlo.
    También quiero mencionar que según un artículo de http://fibromialgiaweb.com/articulos.html , los pacientes depresivos demostraron una excitabilidad del cerebro significativamente reducida en respuesta a la estimulación comparada con los pacientes sanos.
    Los pacientes sanos y los depresivos tomaron fármacos antidepresivos durante el estudio, por lo que los autores creen que la medicación puede haber tenido poco que ver con la recuperación del cortex.
    Ellos especulan que la estimulación magnética transcraneal puede ser una herramienta útil para controlar y tratar a los pacientes con depresión. En un comunicado de la Academia Americana de Neurología, el doctor Klaus Ebmeier dijo que su equipo esta investigando ” como la estimulación magnética del cerebro puede funcionar como un tratamiento antidepresivo al revertir los efectos de la depresión” en el cerebro.

    Ojalá se establezcan medidas eficaces para el mejor control del dolor y la depresión de los pacientes de fibromiglai, que viven constantemente en un sufrimiento gran sufrimiento físico y emocional.

  2. Pingback: Depresión en la Fibromialgia, lo que debemos saber y lo que podemos hacer. | La loca fibromiálgica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s